Resultados 1 al 2 de 2

Tema: Los líderes de Podemos y su paraguas contra la unidad popular de la izquierda

  1. #1

    Fecha de ingreso
    octubre 2010
    Mensajes
    53.864
    Agradecido:
    284220 veces

    Exclamation Los líderes de Podemos y su paraguas contra la unidad popular de la izquierda

    Los líderes de Podemos y su paraguas contra la unidad popular de la izquierda
    Podemos ni política, ni organizativa, ni programáticamente tiene la fuerza suficiente para emprender la tarea del cambio de régimen en solitario.Las elecciones del 24M han demostrado que la unidad popular multiplica.

    images3 - Los líderes de Podemos y su paraguas contra la unidad popular de la izquierda

    Por Miguel Ángel Montes

    Una cosa ha quedado clara tras las pasadas elecciones municipales y autonómicas, que Podemos ni política, ni organizativa, ni programáticamente tiene la fuerza suficiente para emprender la tarea del cambio de régimen en solitario.

    Dejando claro de antemano de que la unidad popular no debe ser sólo electoral, sino sociopolítica en los frentes de lucha, en las mareas de la enseñanza y la sanidad, contra los deshaucios, en las luchas laborales, estudiantiles y vecinales. Y en esa unidad popular no sólo son necesarias Podemos e IU, sino todas las organizaciones de izquierda antiausteridad, Anova, CHA, Equo, ICV, Compromís, todas las organizaciones sociales, sindicales, de lucha contra los deshaucios, por los derechos de la mujer, de los estudiantes, etc., pueden y deben formar parte del nuevo proyecto de transformación social y política y dotarse de un programa de mínimos.

    A pesar de esa dura realidad para los dirigentes podemistas, centrados en su estrategia-táctica electoral insisten en que son el “paraguas de la unidad popular” (sic) y de que su objetivo no es el 5% sino ganar (sic).

    Sin embargo, los datos electorales dicen lo contrario.

    Podemos no pasa del 14% en las autonómicas, muy por detrás del PSOE. Las elecciones del 24M han mostrado que sólo puede romperse ese techo mediante la confluencia de la unidad popular.

    Allí donde ha habido confluencia en las municipales las candidaturas de unidad popular han multiplicado los resultados. Madrid, Barcelona, A Corunya, Zaragoza, etc.

    Allí donde no ha habido confluencia, las candidaturas separadas de “unidad popular” quedan relegadas a 3ª fuerza como mucho, por detrás del PSOE y del PP.

    Y en las autonómicas se ha demostrado que los votos de la izquierda perdidos por no alcanzar el 5% se hubieran servido por ejemplo para desplazar al PP del gobierno de la comunidad de Madrid. Ni más ni menos. ¡Que contenta debe de estar Cristina Cifuentes por ello!.

    También se ha demostrado que Podemos ha sacado menos votos en las autonómicas que en las municipales donde ha habido confluencia, caso Madrid, donde Ahora Madrid dobla en votos a Podemos, y también donde no ha habido confluencia, caso Córdoba, la suma de los votos de Podemos e IU suponen un 33% más de los votos de Podemos en las autonómicas. Incluso en Zamora IU con el 29,1% en las municipales dobla el porcentaje de los votos de Podemos en las autonómicas. El efecto de la unidad popular ha demostrado que la unidad más que sumar multiplica.

    El clamor de la unidad popular en intelectuales y redes sociales

    Ante esta realidad, intelectuales, artistas y activistas de izquierda como Isaac Rosa, Willy Toledo o Agustín Moreno, y 27 más, han firmado un manifiesto para las generales “Ahora la Moncloa” (1), donde plasman la necesidad de la unidad popular para las generales, con la lectura acertada de que las elecciones del 24M han demostrado que la unidad multiplica.

    Dicho esto, y a pesar de que las bases podemistas comenzaron por colocar en los foros de debate una propuesta de confluencia a nivel estatal en sintonía con la que viene haciendo IU desde antes de las elecciones (2), los líderes podemistas realizaban un análisis torcido de los resultados, para justificar su “paraguas” de marca propia.

    Sois unos amargados

    Tras las elecciones Alberto Garzón realizó la propuesta de confluencia y la contestación de Iglesias no pudo ser más categórica:

    “Podemos es una apuesta para ganar mientras que la vieja izquierda no es más que un conglomerado de perdedores soñadores que se conforma con un 5%. El típico izquierdista tristón, aburrido, amargado… Cuécete en tu salsa llena de estrellas rojas, pero no te acerques…sois los responsables de que en este país no cambie nada…en 25 años han sido incapaces de hacer nada, no quiero dirigentes políticos de IU”. En definitiva, que “no quedan opciones de un pacto con IU a las elecciones generales” (3).

    Esta prosaica y descalificatoria retórica “iglesiana” es una clara demostración de que los dirigentes podemistas no han aceptado con agrado la presión de sus propias bases de ir con una candidatura de confluencia a nivel estatal.

    El modelo de “unidad popular” válido para Iglesias es que se vayan los militantes y cuadros de IU, y vayan entrando uno a uno en Podemos. Una negación de la unidad popular, y por tanto, una clara apuesta por la fragmentación del espacio a la izquierda del PSOE. Pedro Sánchez aún respira tranquilo por ello.

    Y además en un sistema electoral de restos por circunscripción y bajo la pretensión de ganar las elecciones, es un suicidio electoral renunciar al más de un millón largo de votos de IU, y rechazar como “amargados” a miles de activistas comprometidos en la lucha contra el neoliberalismo y el capitalismo.

    La retórica podemista del “salimos a ganar” oculta que las mayorías electorales no están al alcance de la mano, y que sólo cabe dos alternativas frente al bipartidismo neoliberal, o sigue el PSOE siendo la fuerza electoral hegemónica de la izquierda, o se le relega a una posición secundaria. La falta de unidad, nos indica que el PSOE seguirá siendo predominante en este campo.

    Las incoherencias de Pablo Iglesias con la sopa

    Uno de los argumentos de Iglesias de no ir con IU es de que la unidad popular no puede ser una “sopa de siglas”, además de que tampoco puede ser un frente de izquierdas ya que “el eje izquierda y derecha no es la clave para cambiar las cosas en este país”, Iglesias dixit. Sin embargo, están dispuestos a considerar ir con un guión (Podemos-…) en Catalunya, Valencia, Galicia y Baleares, incorporando a ICV, Compromís y AGE (4). Y si eso no es una sopa de siglas, ¿qué es entonces?, ¿coktail de gambas? (sic). Ay, ay, ay, menuda incoherencia.

    Ante esta incoherencia, el candidato de IU a las generales, Garzón, ha rechazado la idea de una “unidad popular” selectiva, dejando claro que el objetivo es “una candidatura en todo el Estado”.

    Como vemos la coherencia no es un rasgo diferenciador de los dirigentes podemistas, que en realidad lo que buscan es desplazar a IU a nivel estatal. De todas formas tengo la impresión de que no lo van a conseguir porque estamos hablando de la organización política con más activistas de izquierdas en los movimientos sociales de todo el país, algo de lo que Podemos dada su exclusividad digital y mediática, no puede presumir precisamente.

    ¿No ha hecho nada IU en 25 años?

    No es la primera vez que se dice que IU es un proyecto fallido, ya lo era con Julio Anguita, cuando sacaba sus mejores resultados electorales. Son muchas veces las que IU ha desaparecido según el establisment y ahí sigue. Una realidad dentro de la pluralidad política de la izquierda que ni Iglesias puede negar por mucho que lo intente.

    De todos los insultos vertidos contra IU por el líder de Podemos el más intolerable y falso es el de acusar de ser los responsables de que en este país no cambie y de que en 25 años no se haya hecho nada. ¿De verdad?. Pues mira, cuando algunos empezábamos a hacer campaña contra la OTAN, y nacía IU, otros como el exlíder de Podemos Monedero hacía lo contrario y con el PSOE (5). Cuando algunos defendían “críticamente” (sic) Maastrich, la madre de las políticas y leyes de austeridad en la UE, IU en solitario frente a los líderes de la “nueva izquierda” y el movimiento sindical de clase, se colocaba en contra del Tratado de Maastrich, exigía su derogación y el referéndum. Cuando algunos aprobaban reformas laborales para ampliar la flexibilidad laboral, IU se movilizaba por las 35 horas semanales en ley. Cuando algunos se forraban con la estafa inmobiliaria, IU denunciaba al Pocero en Seseña… etc. Y mientras, ¿dónde estaban los dirigentes podemistas en este país?. ¿De verdad se creen que antes que ellos no ha habido luchas y sacrificios?.

    Estructura vertical e indefinición ideológica

    Para los líderes podemistas su estructura partidaria vertical basta para canalizar la unidad. Fieles a eso organizan unas primarias con circunscripción única para configurar las candidaturas electorales y garantizar el triunfo de Iglesias y su equipo en las mismas (6) lo que ya ha levantado de nuevo críticas de los ex de Izquierda AntiCapitalista (Teresa Rodríguez, Echenique y Miguel Urban). Con este recorrido es natural que la propuesta de ser el paraguas no sea cómodo para todo el mundo, de fuerzas y gentes que quieren la transformación social pero no simpatizan con Podemos.

    Y eso es normal, su indefinición ideológica no compartida. Las dudas razonables sobre su programa político. Su sujeto de cambio las gentes, multitudes, sin más elaboración teórica ni experiencia práctica, relegando el papel de la clase obrera (7). El declive de las movilizaciones desde la irrupción mediática de Podemos. La crítica al régimen del 78 donde se meten a todos, descalificando las siglas del movimiento obrero y la izquierda, no sólo a IU, también a CC.OO., UGT, y también las de CGT u CNT. Son todos factores que no dejan de generar recelos en el amplio campo de la izquierda social y política.

    ¿Ganar para qué?

    ¡Esperad a las elecciones, votadnos!. Ese es el mensaje para vencer la ofensiva del capital y sus aparatos del Estado. Sin unidad popular, con declive de la movilización social, el reflujo de las luchas contra los recortes, y sin un programa que priorice el pago de la crisis de sus responsables y dar prioridad a las necesidades de la mayoría social, o sea los trabajadores, esa es la realidad reinante.

    La clave para los líderes podemistas está en la ilusión que se ha despertado de que podrán satisfacer las necesidades de los trabajadores, eliminar la corrupción política, etc.

    En lugar de elevar la intensidad de las luchas sociales llenándolas de contenido político, exigiendo la derogación de las leyes austericidas claves, se centran en el tacticismo electoral de buscar más votos en el centro político.

    Su slogan de ganar también genera preguntas. Por ej. ganar las elecciones es sinónimo de tomar el poder?, qué hay del carácter de clase del Estado?. El ganar por ganar ya lo padecimos en 1982 cuando el PSOE impulsó ilusiones que fueron enterradas bajo el peso de sus políticas procapitalistas. Sólo con ética no se podrá doblar el espinazo a la oligarquía financiera, sus aparatos de Estado, a Bruselas, Washington y el FMI.

    Se ignora que el obrero vota cada cuatro años en esta democracia formal, mientras, la oligarquía financiera vota a diario con el poder de su propiedad, sus acciones, fondos de inversión, etc., manejando todos los recursos de la economía y el Estado identificado con sus intereses de clase como los intereses generales de la sociedad, manteniendo detrás del escenario del teatro político y “democrático” con sus lobbys la sombra de la corrupción política. El poder real debe estar en las movilizaciones y organización de los trabajadores y las clases populares, cambiando las leyes que nos oprimen, cambiando el carácter antidemocrático del estado, y cambiando su carácter de clase para dar el gobierno a la mayoría social.

    Sin embargo, se sueña con una UE reformada y no hay crítica de las instituciones de la UE, como la Comisión Europea, y de sus tratados y leyes austericidas a niveles europeo, estatal, autonómico y local. Sobre el imperialismo, ya no se exige la salida de la OTAN, y se plantean ilusiones pequeñoburguesas sobre una capitalismo bueno que podría remontar la crisis, racionalizar y regularlo contra la especulación y la corrupción político financiera, y un Estado capitalista desde el que se podría influir contra el poder de la oligarquía financiera. ¿Oís como se revuelven en sus tumbas Marx y Gramsci?.

    Predominio del carácter pequeñoburgués y paralelismo histórico

    El sueño de una democracia “de verdad” en el capitalismo es una aspiración pequeño burguesa y opio para la clase obrera. Por eso cuando plantean como objetivo reformas, estas nunca se colocan en el terreno correcto para avanzar en el cuestionamiento del capitalismo y su régimen político, hacia una sociedad socialista. Y ahí Podemos aparece en un momento de derrota de la clase obrera como la aspiración política de una clase media que levanta la cabeza, donde su objetivo inmediato es gestionar la crisis y el capitalismo incluso con el apoyo de los trabajadores.

    Tal es la divagación ideológica que Iglesias para tranquilizar a los gurús del imperialismo repite el recorrido que hace 38 años hicieron Carrillo y González. En 1977 Santiago Carrillo visitó N. York, fue el primer líder de un partido comunista al que se le permitía la entrada en EE.UU. y no era para menos ya que explicaba las virtudes y el carácter inofensivo de la propuesta eurocomunista. F. González una vez investido presidente de gobierno soltaría la famosa perla de que él prefería morir acuchillado pero libre en el Metro de N.York a vivir seguro en la sociedad socialista. Ambos buscaban el apoyo mediático y político al proyecto reformista de la transición, tras la renuncia a la ruptura democrática.

    38 años después, Pablo Iglesias en declaraciones al The Wall Street Journal, en un ataque de “sinceridad”, afirma que “no hay una verdadera alternativa a la economía de mercado” (8). Ahora Iglesias repitiendo la misma epopeya en la city del imperialismo, para mostrar que su proyecto es claramente inofensivo, abjura del marxismo de sus años jóvenes, y desde la realpolitik afirma que el capitalismo es insuperable. Algo que el politólogo japonés Fukuyama antes que él ya planteó hace 23 años. ¡Qué tarde llegas Pablo!.

    Saludos desde Alandalus Sefarad o Hispania
    bandera republica - Los líderes de Podemos y su paraguas contra la unidad popular de la izquierda
    15 10 201421 13 55 zps8a57f7feoriginal - Los líderes de Podemos y su paraguas contra la unidad popular de la izquierda
    novotes - Los líderes de Podemos y su paraguas contra la unidad popular de la izquierda
    Si eres novato o tienes problemas pasate por aquí:
    http://culturaparatodos.es/ayuda-al-...ervidores.html

  2. El siguiente Usuario agradeció a jmm00044 este mensaje:


  3. #2

    Fecha de ingreso
    noviembre 2012
    Mensajes
    25
    Agradecido:
    2 veces

    Predeterminado Re: Los líderes de Podemos y su paraguas contra la unidad popular de la izquierda

    El capitalismo (o al menos el modo en que nos lo aplican), sí es superable, bastaría con hacer cumplir con rigor las propias reglas en las que se fundamenta, para que esa multitud de aventureros y ventajistas que se escudan en él para robarnos, se cocieran en su propia salsa.

  4. Los siguientes 2 Usuarios agradecieron a VargasA este mensaje:

    jmm00044 ( 9 agosto 2015)

Temas similares

  1. Historia de Chile: La unidad Popular
    Por jmm00044 en el foro Latinoamericano
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 15 mayo 2016, 04:30
  2. Respuestas: 0
    Último mensaje: 30 noviembre 2014, 09:23
  3. Respuestas: 0
    Último mensaje: 9 febrero 2014, 09:30
  4. ¡Venceremos! Campaña de la Unidad Popular VA MP3
    Por jmm00044 en el foro Colectivos
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 22 septiembre 2012, 01:32

Etiquetas para este tema

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •