Resultados 1 al 2 de 2

Tema: Jorge Semprún: el largo viaje hacia atrás

  1. #1

    Fecha de ingreso
    octubre 2010
    Mensajes
    56.020
    Agradecido:
    298874 veces

    Exclamation Jorge Semprún: el largo viaje hacia atrás

    Repasando lo que la prensa está publicando estos días sobre Jorge Semprún, se aprecian al menos tres detalles importantes. Se entiende que su fase de superviviente republicano en Buchenwald, el combatiente comunista oficialista o heterodoxo cuyos aportes y contenidos resultan más bien difusos, vienen a ser como un prólogo al intelectual reconocido e instalado ulterior…Después, se presenta esta última fase bajo el amparo de las grandes palabras como democracia, o socialismo (con su corruptor Felipe González), dos palabras que estaban ciertamente siendo invertidas cuando Jorge las avalaba con entusiasmo y con el peso de su “curriculum”.

    Finalmente, se han arrancada varias páginas de su actuación, sobre todo cuando actuó como el ministro más beligerante a favor de la primera guerra del Golfo (1991), y por supuesto, nadie revela toda la mentira y el horror de aquella agresión contra Irak realizadas en nombre de la democracia y del “nuevo orden”. Un “nuevo orden” que negaba todo por lo cual semprún había luchado antes, y que contradecía muchas de sus declaraciones en las que –como aquellas en las reivindicaba la lucha de los comunistas o argumentaba a favor de la recuperación de la “memoria republicana”-, se ponía nuevamente el traje de Federico Sánchez, por supuesto el traje heterodoxo…

    Pienso que, en medio de tantas loas con páginas en blanco, no estará de más dar a conocer algunos testimonios de otro Semprún como lo fue el que escribió comprometidos guiones para Alain Resnais, Costa-Gravas o Grenier-Defferre. A tal efecto, me permito reproducir una entrevista El largo viaje de Jorge Semprún, realizada por Tomás Declos en el número 1.444 de la revista “Fotogramas” (18-06-1976), y lamento decir que técnicamente no hay manera de añadir el fragmento final de mi artículo anterior -Grandezas y servidumbres de Jorge Semprún-, que con algunas variantes también había aparecido en la Web de la revista Viento Sur , que me aspen si lo entiendo.

    El largo viaje de Jorge Semprún

    Le long voyage» renueva uno de los temas que ya estaba en «La guerre c’est fini»: la fijación sentimental de los exiliados.

    —Sí, es verdad. Incluso se insiste más en la película de Prat. Se trata
    de una adaptación de mi novela para la ORTF que costó muchísimo. No me refiero al dinero, sino a que el organismo de la televisión francesa no quería producirla. Tenía un auténtico pánico político. La película de Resnais es un poco anterior. Con todo podemos decir que son de la misma época y que hay una preocupación similar. Los exiliados españoles pierden la noción de lo que es España ahora. Viven en un tiempo pasado y cuesta mucho quitarles esas ideas. Un señor que pretende ser todavía el presidente de la República española tiene que empezar por crearse una abstracción, inventarse esa república. Ojo. No quiero decir con ello que no sea partidario de esta forma de gobierno. Me refiero solamente a una actitud mental de quienes hicieron la guerra y tuvieron que exiliarse.

    — ¿Persiste todavía?

    —Ya lo creo. Cuando entrevisté a Federica Montseny para «Las dos memorias» me dijo con todo el corazón detrás que «debemos mantenernos así porque somos la supervivencia de una España que intentaron aniquilar». Llevan encima ese peso simbólico y es muy difícil quitárselo.

    —Esas declaraciones no están en la película...

    —No. Hay catorce horas filmadas y archivadas, porque la dinámica de determinadas discusiones marginó debates de otra índole. Este, por ejemplo.

    —“Las dos memorias” apenas se ha visto.

    —Y ahora corre el peligro de destruirse físicamente.

    —La produjeron los de la Paramount francesa, pero cuando se encontraron con la película entre las manos no quisieron saber nada de ella. Al parecer ni se lo esperaban aquello. Quizás hubo miedo a que se tomaran represalias con la sucursal española. No sé. Lo único cierto es que abandonaron la cinta en manos de un distribuidor, que no se interesó para nada en moverla. A mí me hubiera gustado que Perpinyá hubiera servido de plataforma para que alcanzara al público español, pero ni eso conseguí. Ahora, al margen del negativo, existen sólo dos copias. Una Inservible y otra que pronto lo estará.

    —No se pensó en otros canales. Los círculos militantes.

    —No hubo dinero para hacer copias en dieciséis y que circularan por las casas del pueblo.
    —No hubo o no quisieron.

    —La película ya está un poco lejos. Si hace el ejercicio de sentarse y analizarla qué conclusiones saca.

    —Mi Intención era recuperar críticamente la memoria de la guerra civil (utilizando versiones beligerantes, contradictorias) y — a la vez — analizar la actualidad española. En estos casos siempre podemos hablar de ausentes, de supuestos boicots a determinada gente. Sin embargo, no estaba en mi ánimo excluir a nadie. Que más hubiera querido yo que sacar a Girón. Pero cómo voy a presentarme a Girón si ruedo en la clandestinidad y a su lado, en la película, puede encontrarse con Carrillo. También a Carrillo le puse condiciones. Me parecía un- prescindible hablar de la masacre del POUM en abril del 37. Y sacar a la CNT, a pesar de que muchos les encuentren Inconsecuencias de pensamiento y práctica. Se lo dije claramente a Carrillo: «En la película se tiene que hablar de eso, no permito obviar el tema. Si aceptas es con esa condición». Aceptó y rodamos sin más problemas.

    —Las películas no sólo pueden hablar de política, sino que, a menudo, son un hecho político. Como acontecimiento de este tipo, ¿qué nota damos a «las dos memorias”?

    —Hay el handicap de que no tuvo un público español. Con todo pienso remediarlo inmediatamente, porque voy a presentarla a censura, aquí en España. Buscaré primero a alguien que quiera distribuirla y si algunas personas calculan que «puede pasar», me tomaré la molestia de Ir a censura.

    —No es mucho optimismo sobre la España actual.

    Semprún anda literalmente atareado. Hay casi cola de entrevistas.

    —En Francia no suelen hacerme. Claro que también acostumbro a rehuírlas. Aquí hay más interés. Incluso me he encontrado con la desagradable sorpresa de que determinada revista se inventó una hace un mes. Me dicen que salió una entrevista y yo jamás la di.

    En el hotel, Semprún anda con «El País” y “La Vanguardia».

    —Se ha criticado mucho el tipo de cine que hemos hecho con Costa-Gravas. No obstante, me sigue pareciendo válido. Dicen que un lenguaje «burgués» y comercial no casa con pretensiones políticas avanzadas. Es cierto que hay una contradicción. No sé por qué la literatura política es pésima por regla general. No hay buenos escritores políticos. En cine debe pasar otro tanto, pero es que si quieres que la gente vea tu película, llegue a la información que quieres suministrarle, no existe otra alternativa.
    —Pero entonces esta información llega enrarecida.

    —Es un riesgo. Pero me he dado cuenta de que cuando más apuras en el plano lingüístico menos alcance tienes a un nivel popular. Y la gente no se da cuenta, pero son mucho más rigurosas «La confesión» y «Sección especial», que no «Z». Aquí había, por ejemplo, el gancho del «star-system». De eso hemos prescindido totalmente en «Sección especial». Ya no tenemos a ningún Yves Montand haciendo de sheriff griego. Es todo un síntoma que «La confesión» no llegue a la mitad de los espectadores que tuvo «Z». Y, mucho peor todavía, ha Ido «Sección especial». Con todo, aquí había un elemento que molestaba al público francés, y es que la gente no va al cine para que lo zarandeen. Me refiero a que poníamos en duda la justicia francesa. Se hablaba críticamente de los colaboracionistas de Petain. Y eso al chauvinista francés le hace sacar las garras. «Z» les cayó bien, porque les entra fácilmente en la cabeza que Grecia sea un país injusto...

    —En España, de este cine político hemos visto «La confesión», «El atentado» y «Stavisky». ¿Sirve eso de test sobre la virulencia crítica de los films? «Z» no pasa, consecuencia: es de izquierdas. «La confesión» pasa, consecuencia: es de derechas.

    —No. Hay muchos factores. La censura española sólo hace que exacerbar elementos que están latentes en, todos los mecanismos de censura que existen en todos los países. Lo que pasa es que aquí gastan auténtica «mala pata». Creo que «Stavisky» la manipularon y que los contrabandistas de armas españoles que son de un bando en la versión francesa aquí salen, como del otro, etcétera. Y es que mientras no les toques a su país, las censuras te dejan tranquilo. En el caso de «La confesión» había un problema muy distinto y no específicamente español. Ciertos sectores políticos mantienen la opinión de que no podemos abundar en una crítica que los medios burgueses exacerban hasta el paroxismo. Sin embargo, creo que la Izquierda tiene la obligación de ser autocrítica y no enmascararse —a propósito— la realidad sobre la que debe actuar. Denunciar de una vez falacias terminológicas del tipo «culto a la personalidad». Creo que con la actual evolución del PCF ya no se pondrían los mismos Inconvenientes que se pusieron en el sesenta y nueve a la película.
    — ¿Y «El atentado»?

    —Aquí hubo una serle de inconvenientes y de malos entendidos que perjudicaron el resultado.
    —Sobre política no quiero insistir directamente demasiado. Ml experiencia clandestina en España voy a contarla un día en un libro. Pero hasta ahora he procurado ser muy circunspecto en el tema. Ahora confieso mi nombre de militante, Sánchez, porque Carrillo lo descubrió en su libro. Pero por mí hubiera quedado Inédito. Entre el cincuenta y ocho y mediados del sesenta vine muchas veces a España, sin papeles. Camuflado. En el sesenta y seis pedí el pasaporte en el consulado español de París. Tardaron más de un año y cuando me lo dieron me avisaron de que la Dirección General de Seguridad tenía todo mi «dossier» y que el riesgo de volver lo corría por mi cuenta.
    Sobre los tiempos venideros, inmediatos y españoles: optimismo (por la Izquierda)
    Pepe Gutiérrez-Álvarez en Kaos en la Red

    Fuente:
    Contenido oculto. Ha de estar registrado, y pulsar el botón "Gracias" para visualizar sus enlaces de descarga.
    Si trás registrarse todavía no visualiza el botón de "gracias", pulse la tecla F5, para refrescar la página.
    Saludos desde Alandalus Sefarad o Hispania
    bandera republica - Jorge Semprún: el largo viaje hacia atrás
    15 10 201421 13 55 zps8a57f7feoriginal - Jorge Semprún: el largo viaje hacia atrás
    novotes - Jorge Semprún: el largo viaje hacia atrás
    Si eres novato o tienes problemas pasate por aquí:
    http://culturaparatodos.es/ayuda-al-...ervidores.html

  2. #2

    Fecha de ingreso
    octubre 2010
    Mensajes
    56.020
    Agradecido:
    298874 veces

    Exclamation Re: Jorge Sempr?n: el largo viaje hacia atr

    Grandezas y servidumbres de Jorge Semprún
    Existe por estos lares la discutible costumbre que cuando alguien fallece, solo hay sitio para los ramos de flores y para los homenajes. Hay casos que parecen obvios, pero hay otros que no lo son tanto, y el de Semprún es uno de ellos.

    Nacido en Madrid el año del golpe de Estado de Primo de Rivera, la vida y la obra de Jorge Semprún han estado marcadas desde entonces por toda clase de contradicciones. Los que hemos nacido entre gente humilde y trabajadora, de una decencia básica (“no hemos hecho ni hemos explotado a nadie”, decían en casa), no sabemos la suerte que tenemos porque lo contrario puede ser, o al menos debe ser bastante amargo.

    De algo de eso debería saber Jorge Semprún nacido en una familia de clase alta, o sea de las que han hecho mucho mal y han explotado a mucha gente. Por parte de su madre, Susana Maura Gamazo (muerta en 1931), era nieto del político conservador por excelencia Antonio Maura, cinco veces Presidente del gobierno durante el reinado de Alfonso XIII, y marcado en la historia como responsable de crímenes contra el pueblo, anotemos sin más su papel en el asesinato legal de Ferrer i Guardia, un crimen que conmovió la conmovió el mundo.

    Claro que, con tal procedencia, hay que reconocer los méritos de las rupturas. Y es justo destacar la de su padre, el intelectual republicano José Mª Semprún y Gurrea, profesor y jurista, gobernador civil de provincia al comienzo de la República. La lista de sus títulos ocupan media página, detalles de los que parece poco delicado hablar, y de lo que, por supuesto, Jorge no fue en absoluto culpable, sobre todo porque aunque su guerra civil transcurrió en Bruselas, donde su padre era embajador. Por entonces, algo debió de moverle porque al llegar al París de la posguerra (española) y la ocupación (nazi), se enroló en la Resistencia, como multitud de republicanos. Detenido, acabó internado en un campo de concentración nazi tras ser denunciado, torturado y posteriormente deportado al campo de concentración de Buchenwald. Esta estancia en los infiernos estancia que marcaría su posterior experiencia literaria y política ulterior. De hecho, recogerá en varios de sus libros su trabajo en la administración del campo. Tras su liberación, Jorge fue recibido como un héroe en París, donde fijó su residencia.

    No obstante, su paso por Buchenwald fue en algún momento objeto de controversia, y lo fue por parte de gente poco sospechosa de falsedad como Stéphane Hessel, el justamente celebrado autor del panfleto Indignáos, y según el cual “…A partir de 1937, los comunistas asumieron la “gestión” del campo [Buchenwald] […] podíamos preguntarles qué podían hacer por nosotros, puesto que estábamos condenados. Nos respondieron que lo lamentaban, no podían hacer nada, reservaban su protección para sus militantes, como era el caso de Jorge Semprún, comunista español [...] ¡Los comunistas eran formidablemente solidarios entre ellos..! […] [Citoyen sans frontiéres, Conversations de Stéphane Hessel avec Jean-Michel Helvig, París, 2008, pág. 77]. Otros testigos le acusan de haber ejercido labores de kapo (kamaraden polizei), quienes gestionaban de hecho el campo. Por ejemplo, Stéphane Hessel fue uno de los primeros testigos que reconoció la condición de kapo de Semprún, junto con otros dirigentes comunistas. Robert Antelme, también comunista francés por entonces, explicó la labor de los kapos en ese campo y el papel de Semprún como delator de algunos de sus camaradas de partido, entre las que se encontraba Marguerite Duras que nunca habló sobre ello…

    Cierto es que las circunstancias no permitían fácilmente establecer criterios objetivos, y ahí tenemos el caso de Schlinder glorificado por Hollywood, pero esto no contradice el hecho de cuestionarse la política del estalinismo que, entre otros detalles, no dudó en denunciar a los “trotskistas” del campo, nombre que como era propio por entonces, se atribuía a cualquier disidencia. Desde luego no es de recibo lo escrito por su hermano Carlos, un patético excomunista, extrotskista (como “Lorenzo Torres”), exanarquista, exliberal, que cita el caso en sus bochornosas memorias, A orillas del Sena, un español... (Ed. Hoja Perenne, Madrid, 2006), escritas cuando era una de las plumas de “Libertad Digital”.

    En su obra Viviré con su nombre, moriré en el mío, Jorge reconoció que trabajaba en la administración en Buchenwald, pero negó que fuese kapo (a diferencia de Josef Frank, Walter Bartel, etc., y otros dirigentes comunistas oficiales). De lo que no hay duda es que Semprún representó para nosotros a la generación de resistentes republicanos que lucharon contra los nazis, y que sobrevivieron en el mayor infierno, el de la locura de una ideología que, conviene no olvidarlo, trabajó para la gran industria, para los Krupp, Tyssen y compañía.

    Su historial como militante del PCE es sin duda la del más popular de todos ellos. Jorge fue “Federico Sánchez”, y como tal luchó en la más oscura clandestinidad, y nunca se cuestionó la línea política del partido, ni el papel de Carrillo, y no fue hasta los años sesenta que comenzó a poner en cuestionamiento el estalinismo. Igualmente es conocida su disidencia como “alter ego” de Fernando Claudín con el colaboró asiduamente, entre otras cosas Jorge Semprún firmó el prólogo a la “obra magna” de Fernando, La crisis del movimiento comunista (Ruedo Ibérico, 1966), un prólogo sobre el que habrá que volver ya que ofrece pistas sobre la ambivalencia de las posiciones de ambos que, según como pueden caracterizarse como un antecedente del “eurocomunismo” (el referente de ambos era el “policentrismo” de Togliatti), pero de otro se podía hablar de una voluntad de recuperación del legado leninista-trotskista, y como prueba de ello no hay más que leer el voluminoso libro, un aporte de primera magnitud que luego fue refrendado por Claudín en otros importantes trabajos, sobre todos en sus elaboradas ediciones de Marx y Lenin para la editorial siglo XXI.

    Todo cambió a principios de los ochenta dio un salto final pasando de ser un colaborador habitual de revistas como “El Viejo Topo” al doble sueldo de la Fundación Pablo Iglesias desde la que ejerció como “intelectual orgánico” de la OTAN. Semprún justificó de laguna manera este “arrepentimiento”, argumentando que Fernando se encontró en la calle sin nada y con una familia, pues vaya.

    En 1966, Semprún pidió y obtuvo del Ministerio de Gobernación español (el equivalente al actual Ministerio de Interior), a pesar de algunas reticencias de los franquistas, un pasaporte con su nombre oficial. Desde este momento, su actividad se centró en su carrera literaria. Su renuncia coincidió con la publicación en 1963 de El largo viaje (Seix Barral, 1976), un libro comenzado en Madrid en el período de la clandestinidad (durante una semana de total inactividad por precaución), y que obtuvo el reconocimiento de un Georg Lukács por entonces en la cima de su prestigio como analista literario. Jorge tomó parte de manera entusiasta en el mayo del 68, entonces su referente era Jean Paul Sartre al que hizo una magnífica entrevista en el curso de los acontecimientos. Pero sobre todo, Jorge era ya un reputado guionista, un hombre clave en lo que –indebidamente- se llamó “cine político”, era político como casi todo el cine, pero lo era desde el ángulo de la nueva izquierda, y su nombre figura al lado del de cineastas de la talla de Alain Resnais en La guerra ha terminado (1966), y en Stavisky (1974), donde introduce un singular homenaje al Trotsky descrito por Malraux, y que representa como un contrapunto frente a la descomposición burguesa del momento, representada por el famoso personaje en la película encarnado por Jean Paul Belmondo.

    Semprún fue sobre el guionista preferido del greco-francés Constantin Costa-Gravas (en el Wikipedia hasta confunden a este con el Semprún de 1970 como se puede ver en la foto de la ilustración), y junto hicieron obras importantes como Z (1969), considerada como la película-manifiesto de este “cine político”; La confesión (1970), denuncia del estalinismo tomando como base el testimonio de Arthur London; Section speciale (1975), una denuncia del papel juzgado por un sector determinante la magistratura francesa durante la ocupación alemana. Esta etapa se complementa con El atentado (1972), de Ives Boisset, un oportuno y valiente alegato sobre el “caso Ben Barka” que todavía sigue ahí, y en el que se apunta hacia la cooperación entre la CIA, los servicios franceses y la mano criminal del rey de Marruecos, y concluye con la olvidable Une femme à sa fenêtre (1975), que trata de la resistencia griega de una manera hiperbólica aunque goza de la presencia de Romy Schneider…Dos años más tarde, Semprún escribe la lamentable Las rutas del sur (1977) que no solamente fue la peor película de Joseph Losey, también puede considerarse como un alegato a favor del olvido, del “compromiso” con los “reformistas” del régimen. Al menos en el cine, ya nada fue igual, lo que escribió es pasto del olvido, mejor dejarlo. Distinto será su intervención en el documental Los caminos de la memoria (2010), de José Luis Peñafuerte, donde ofrece un alegato a favor de la recuperación de la memoria histórica, una rectificación que, empero no alcanza su etapa de adaptación al neoliberalismo…

    Como tantos otros grandes autores del siglo XX, Jorge Semprún aportó lo fundamental de su carrera como escritor y guionista desde una óptica socialista y anticapitalista, para acabar adaptándose al orden existente gritando al principio de los ochenta ¡Viva Polonia señores¡, sin distinguir entre el agua sucia del estalinismo y el niño de los grandes ideales, sin diferenciar entre el ideario de los de abajo y la utilización por parte de los de arriba. En esta claudicación refinada e ilustrada fue de la mano de Vargas Llosa –que pronunció su laudatio cuando Jorge recibió el premio de Feria Internacional del Libro de Jerusalén, momento que semprún aprovechó para efectuar su elogio a la “democracia israelita”, algo en lo que don Antonio Maura habría estado totalmente de acuerdo.

    El lugar de Claudín fue ocupado por Ives Montand, el cantante de la Resistente, y actor de algunas de las mejores películas “políticas” de los sesenta-setenta que desde Estado de sitio (1973), de Costa-Gravas, caminó boca abajo hasta Las rutas del sur. Montand y Semprún se juntaron ya en los ochenta en un libro de homenaje del segundo al primero, Montand, la vida continúa (Planeta, 1983). Ahí están todas las caves del “arrepentimiento”: Palestina, el tirar el niño con el agua sucia del “comunismo”, la exaltación del mercado (“el horizonte de nuestro tiempo”, dirá). En sus páginas ofrece la explicación del camino que llevará a Semprún a montar con el soporte del gobierno socialista una de las pocas celebraciones del 50 aniversario de la guerra civil realizada con el marchamo gubernamental….

    Estamos hablando del “homenaje” al Congreso de intelectuales antifascistas celebrado en Valencia en 1937, y en el que, junto con la presencia y el ánimo de buena parte de la “intelligentzia” republicana y socialista del mundo, se proyectó la tenebrosa sombra del estalinismo, entonces en plena faena contra el POUM y el “trotskismo”…Pero el juego de Semprún no fue el del “homenaje” a los disidentes como Gide o Breton, o a los grandes intelectuales que, con mayor o menor coherencia, desafiaron y denunciaron la política de no-intervención sino que, con la ayuda de la nueva élite de artistas e intelectuales que se habían subido al carro de la “revolución conservadora” (Vargas Llosa, Octavio Paz Savater, Castoriadis), convirtieron la “celebración” en una consagración de la “democracia” en la que las grandes palabras (“la democracia es la revolución permanente”, dirá este Jorge), se consagraba a los Estados Unidos como el “faro” de la humanidad, y sí había algún culpable había que buscarlo en Cuba.

    Al año siguiente, Semprún, que seguía viviendo en París, fue nombrado ministro de Cultura y asistió a unas reuniones de ministro en las que –según confesaría más tarde-, se hablaba de todo menos de política. Como ministro de su majestad (“la monarquía constitucional encarna los grandes valores de la República”, dijo también), Semprún se destacó muy especialmente como defensor de no menos ignominiosa la primera guerra del Golfo, repitió siempre que pudo que Sadam era como Hitler, que se trataba de una intervención como las que las democracia tuvieron que hacer en la guerra de España, encontró “sorprendente” el rechazo de la guerra por parte del PCE, y despidió a un cierto número de funcionarios de su ministerio que firmaron un manifiesto contra la guerra.

    Años más tarde se refirió a esta experiencia ministerial señalando especialmente sus desavenencias…con Alfonso Guerra. Después de esta página tan turbia, Semprún dijo cosas muy diferentes. Algunas de ellas dignas de simpatía y apoyo, otras para estudiarlas por su ambivalencia. También las dijo especialmente siniestras, como las pronunciadas durante la segunda Guerra del Golfo: “no hay que dejar a los americanos solos en la lucha por la democracia”.

    Su muerte me ha cogido con el libro de Franziska Augstein, Lealtad y traición. Jorge Semprún y su siglo, sobre la mesa debajo de otros muchos, pero como algo pendiente. Habría mucho que hablar de Semprún, de cada una de sus épocas, pero sobre todo de del “arrepentido” que siguió utilizando las grandes palabras, y que según como, podía hablar como cuando escribía para Costa-Gravas. Pero, por más que encontremos vetas con las que podemos asentir, y capítulos de su escritura que quizás podamos admirar, Semprún dejó de ser un amigo. No podía ser alguien de “los nuestros”, por lo menos, no en algunas cosas fundamentales.

    Parece que los de “Pública” también conocen más la leyenda que la biografía concreta.

    Pepe Gutiérrez-Álvarez en Kaos en la Red
    Fuente:
    Contenido oculto. Ha de estar registrado, y pulsar el botón "Gracias" para visualizar sus enlaces de descarga.
    Si trás registrarse todavía no visualiza el botón de "gracias", pulse la tecla F5, para refrescar la página.

  3. El siguiente Usuario agradeció a jmm00044 este mensaje:

    johnnydish ( 5 marzo 2014)

Temas similares

  1. El Largo Viaje de Lena
    Por jmm00044 en el foro Europeo y Underground
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 20 febrero 2016, 01:32
  2. El largo viaje - Jorge Semprun
    Por jmm00044 en el foro Libros
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 16 febrero 2012, 22:31
  3. Murió Jorge Semprún
    Por EdgarQR en el foro Literarias/Artísticas
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 9 junio 2011, 14:21
  4. El largo viaje de los dragones
    Por jmm00044 en el foro Libros/AudioCuentos
    Respuestas: 0
    Último mensaje: 19 mayo 2011, 08:53

Etiquetas para este tema

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •